El estado superficial de los aceros inoxidables es de suma importancia con fines no sólo estéticos, al tratarse de un material que normalmente no lleva revestimientos a base de pinturas o esmaltados, sino que se autopasiva. La elección del acabado para una aplicación es determinante ya que de ello dependerá que responda sin apenas mantenimiento, durante su ciclo de vida.

Esta es una muestra de los acabados superficiales más utilizados, fabricados por nuestro principal asociado y fabricante español Acerinox.  Sobre la normativa de los acabados superficiales de aceros inoxidables, cabe indicar que el acabado se determina generalmente por el ciclo tecnológico que lo genera y no, salvo excepciones, por su parámetro de rugosidad. Para más información sugerimos consultar la EN 10088-2:2014.