Nuestra selección

Noticias, aplicaciones, tratamientos, publicaciones, y mucho más sobre el acero inoxidable.

Una apuesta constante por ofrecerte contenidos de calidad e información de utilidad.

Influencia de la Rugosidad en algunos de los principales usos de los aceros inoxidables

La utilización de los aceros inoxidables se hace imprescindible en un importante número de procesos industriales en los que intervienen agentes químicos muy agresivos que limitarían en gran medida la durabilidad de otro tipo de materiales.  Es importante en cada caso la selección del tipo de aleación más adecuada, con un buen equilibrio entre su coste y la durabilidad requerida.  Una correcta selección del tipo de acero inoxidable garantizará  una larga vida útil de los equipos y productos fabricados, conservando incluso una perfecta apariencia estética en los casos necesarios.

Otro de los aspectos más importantes en la selección de materiales, es el tipo de acabado y su rugosidad superficial, pues es un factor que suele tener gran influencia en los buenos resultados de los elementos fabricados con aceros inoxidable en algunas de las principales aplicaciones.

INDUSTRIA DE  ALIMENTACIÓN Y BEBIDAS

Las líneas de producción, contenedores, tuberías o equipos, en contacto directo con alimentos y bebidas se fabrican en general con aceros inoxidables, y en muchos países es un requerimiento regulado por  reglamentación  obligatoria.

Los aceros inoxidables son materiales inertes que cumplen sobradamente la reglamentación  existente  sobre los límites permitidos de cesión de trazas de metales que pudieran pasar a los alimentos, asegurando por tanto que no cambian la seguridad y propiedades de los alimentos Y garantizan su salubridad en todos los procesos de su elaboración.

La limpieza de acero inoxidable en la industria alimentaria, en los equipos que participan en la producción, es un requisito de mantenimiento muy importante  que  dependerá siempre de la naturaleza de los procesos, de los tipos de alimentos, de los depósitos que se forman, de los requisitos de higiene y hasta del método de limpieza más apropiado.

Los procedimientos de limpieza de acero inoxidable en la industria alimentaria  pueden ir desde la simple aplicación de agua y vapor, detergentes o disolventes orgánicos al uso de soluciones alcalinas o ácidos nítricos más específicos.

Para evitar la retención de alimentos y formación de depósitos, que podrían provocar la formación de bacterias  e incluso en algunos casos ser causa de algún tipo de corrosión,  y  facilitar la  limpieza de los equipos ,es un factor clave la selección de un tipo de acabado  con una baja rugosidad . Normalmente se utilizan acabados industriales como los acabados 2B o BA. 

INFLUENCIA DE LA RUGOSIDAD EN LA FRICCIÓN Y DESGASTE

La ciencia que estudia la fricción, el desgaste y la lubricación que tienen lugar durante el contacto entre superficies sólidas en movimiento se denomina tribología, y es muy importante su estudio  con diferentes tipos de acabados de distinta rugosidad para la determinación del comportamiento de los materiales en procesos de producción.

Una baja rugosidad de los aceros inoxidables facilita la capacidad de deslizamiento entre las superficies en contacto y por tanto reduce su desgaste y el arrastre de virutas, partículas de materiales que pudieran provocarse por la fricción de los materiales ó productos en contacto con el inoxidable.

En procesos industriales, como el de la embutición, en presencia de aceites lubricantes, la rugosidad  tiene gran influencia en la velocidad de deslizamiento de las matrices, la capacidad de retención del lubricante, y el desgaste de las herramientas. 

APLICACIONES ESTÉTICAS DE LOS ACEROS INOXIDABLES

El brillo y excelente aspecto limpio y metálico de los aceros inoxidables llevan cada vez en mayor medida a su utilización en aplicaciones estéticas como la decoración, arquitectura o productos generales de consumo.

El brillo es una propiedad directamente relacionada con la calidad de la superficie. Se da cuando una superficie refleja bien la luz que recibe y cuanto más lisa sea esa superficie (menor rugosidad), mayor es su reflectividad.

En aplicaciones como la Arquitectura  y decoración, es amplía la gama disponible de acabados  que pueden ofrecer los aceros inoxidables, con diferentes texturas brillos, e incluso coloración

La selección del acabado más adecuado no sólo debe responder a la apariencia estética buscada, sino además  a otros requisitos  como puedan ser una auto limpieza, por la lluvia ,de elementos situados al exterior , sobre todo en aquellos casos en que no resulten fáciles de hacer limpiezas de mantenimiento programadas con alguna regularidad .

Un acabado  liso facilita la limpieza, y evita el depósito de la contaminación, proporcionando un aspecto limpio y brillante. En casos en que deban utilizarse acabados esmerilados con cintas abrasivas  2G/Nr4,  satinados, es importante su colocación de forma que la dirección del esmerilado sea vertical facilitando el deslizamiento del agua de lluvia y el arrastre de suciedad.

En particular las aplicaciones arquitectónicas como el revestimiento de fachadas es un campo en el que los aceros inoxidables están aumentando su presencia.

Uno de los requisitos a tener en cuenta es la reflectividad de los acabados elegidos pues la excelente apariencia estática del brillo metálico de los aceros inoxidables puede tener como contrapartida, un reflejo excesivo de la luz solar que causara problemas en las zonas colindantes, o incluso de reflejo de calor. 

Los edificios se construirán más altos en las localizaciones que lo permitan. En los últimos años, los arquitectos y los desarrolladores se  interesan cada vez más por los diseños de edificios con fachadas de vidrio y metal, y los techos de metal. Estos han contribuido a una creciente cantidad de información sobre la pérdida de bienestar asociada con el resplandor de los edificios.

El control del deslumbramiento ya no debe ser ignorado y restringido al vidrio por lo que en distintos   países se desarrollan reglamentos específicos que tendrán que ser considerados en la selección de los acabados seleccionados.