Nuestra selección

Noticias, aplicaciones, tratamientos, publicaciones, y mucho más sobre el acero inoxidable.

Una apuesta constante por ofrecerte contenidos de calidad e información de utilidad.

Grifería en acero inoxidable

gripo_inox-1
Monomando

Los grifos actuales, además de ser un objeto cuya función nos permite tener agua en cualquier sitio, también son un elemento decorativo para nuestras viviendas, jardines, oficinas, etc.

La palabra grifo proviene del animal mitológico, “Animal fabuloso” de medio cuerpo arriba águila, y de medio abajo león. Antiguamente en el borde del caño del tubo por donde salía el agua, se instalaba dicha figura.

Los romanos fueron los primeros en usar los grifos. Tubos con un orificio central que se conectaba a la tubería general, cuyo diámetro permitía regular su caudal. Pero fue en la edad medía cuando comenzó a utilizarse un sistema que llegaría hasta nuestra época, aunque en el siglo XIX, se incorporaron bombas de agua a los conductores de transporte de agua, para dar una mayor eficiencia y obtención de presión en lugares elevados. 

En 1800 Thomas Gryill introdujo el mecanismo de rosca para el control del flujo del agua, y poder administrarla mejor. En la actualidad somos conscientes de que el agua es un bien muy preciado y cada vez más escaso, por lo que es necesario fabricar grifos cada vez más eficientes.

Hoy en día los grifos son elementos muy utilizados en la decoración de interiores, su variedad y capacidad lo hacen excelentes herramientas para el control del agua y la decoración.

Los grifos en acero inoxidable son muy duraderos, presentan alta resistencia a los arañazos, son fáciles de mantener como nuevos durante mucho tiempo, y existe gran variedad de modelos. Los grifos pueden dar el toque elegante a nuestro baño.

Para mantener siempre limpios los grifos en acero inoxidable, basta con una limpieza ligera con agua y un trapo de microfibra. Si deseamos una limpieza más profunda entonces los limpiaremos con agua y jabón neutro y un buen aclarado con agua abundante. 

Grifos más comunes:

1. Individuales: son los menos usados en la actualidad, ya que se tratan de grifos de un solo tipo de agua, fría o caliente.

2. En batería o bimando: utilizan dos llaves de paso separadas, y a través de tuberías, se unen en la salida en un solo caño. Así se mezcla el agua caliente y agua fría.

3. Temporizado: se accionan con un sensor o pulsador. Estos modelos permiten elegir de forma automática el tiempo de emisión y el caudal del agua para evitar el consumo excesivo de la misma.

4. Monomandos, son de un solo mando y este da paso tanto al agua fría como al agua caliente. Su sistema de apertura es de palanca y para elegir la temperatura se mueve hacia la derecha o hacia la izquierda. Son grifos con un diseño moderno y fácil de manejar.

5. Termostático, es el grifo común más moderno, permite regular el caudal del agua según necesidad. Lleva un mando adicional que permite elegir la temperatura o abrir solo agua fría o caliente. Su ventaja es que ahorran energía, porque la caldera tarda menos en calentar el agua, y ahorran agua, porque no se malgasta esperando alcanzar la temperatura ideal.