Nuestra selección

Noticias, aplicaciones, tratamientos, publicaciones, y mucho más sobre el acero inoxidable.

Una apuesta constante por ofrecerte contenidos de calidad e información de utilidad.

El acero inoxidable en nuestro entorno

parque1
Parque de la Arganzuela, Madrid

Las aplicaciones exteriores están sujetas a los efectos de la meteorología, de la contaminación atmosférica y, en invierno, de las sales extendidas utilizadas para el hielo. Bajo ciertas condiciones ambientales, incluso el acero inoxidable puede ser susceptible a la corrosión, por lo que es importante seleccionar el tipo más adecuado.

Para el uso en áreas rurales o en ciudades en las que las emisiones industriales sean reducidas, los tipos austeníticios estándar como EN 1.4301 y EN 1.4307 han demostrado ser una excelente elección. En áreas sometidas a un mayor nivel de contaminación atmosférica, resultante de emisiones industriales, puede considerarse el uso de aceros inoxidables con molibdeno, como por ejemplo EN 1.4401, EN 1.4404 y EN 1.4571. Sin embargo, cuando las condiciones ambientales se clasifican como agresivas, por ejemplo en áreas costeras en las que también hay contaminación atmosférica industrial, o cuando la humedad y las temperaturas más elevadas son un problema, se recomienda optar por aceros más aleados.

También en el diseño estructural es importante evitar la posibilidad de corrosión. Especialmente en el caso de los componentes expuestos a la intempere, las costuras deben estar totalmente soldadas con el fin de evitar que la acumulación de suciedad en los resquicios favorezca la corrosión. Cuando se utilizan metales diferentes, es necesario adoptar medidas para evitar la corrosión galvánica.

Para los componentes de acero inoxidable hay un gran número de acabados disponibles, desde fríos o calientes de fábrica, hasta pulidos, lijados o grabados.  Todos estos acabados tienen una capa de óxido invisible de tan sólo unos átomos de espesor sobre la superficie del acero inoxidable. Cada vez que esta capa pasiva, como se la denomina, resulta dañada, vuelve a formarse gracias al oxígeno presente en el aire o en el agua, lo que significa que no es necesario añadir ninguna protección contra la corrosión adicional, como revestimientos de superficie.

[texto extraído de "Espacios públicos: el acero inoxidable en el entorno urbano" de Euro Inox]